miércoles, 3 de junio de 2009













Aunque no estés, estás.
Begur atento, espera, y llegará un día que nos besará, su azul, con lengua.


Puede que el recuerdo de la luz me lleve

a las postrimerías del límite.

Renacer.

Inflexión o giro sobre pasos herbales,

paréntesis necesario en la creación de universos.

Y sé para quién.

Lo malo de no tener raíces

es que no puedes absorber el agua.

Aún así, saldré del laberinto,

libaré la clorofila que me ofreces,

a través de los húmedos filamentos neófitos

que resurgieron de tu semen y sus causas.

Como si un jinete azul dispusiera canales

para alimentar a los hijos de Mondrían,

Sed firme de regresar

a las sagradas formas de tu cuerpo invisible.

5 comentarios:

Calle San Juan de Dios Nº8 dijo...

Me gustan tus textos, me gusta tu sinceridad y el que no dejes de decir las cosas como son cambiandolas por eufemismos.
Ni que decir que la cancion es preciosa.
Saludos

Violeta dijo...

eso es pasión y lodemás tontería...

La paciente nº 24 dijo...

Para meternos en el agua y engendrar siluetas -¿Tienen raíces las algas?-, tan solo bastarían…las ganas.

Un placer leerte, como siempre.

J. J. García Rodríguez dijo...

Te siento hoy, menos batalladora. Debe ser eso que llaman "el descanso del guerrero". Merecido. Merecido descanso.

Tu cuerpo sentado en la orilla. y tu alma abandonada de él. Es una humarada informe. Yo diría que es un yo -tuyo- lo que se adentra en el paisaje y se disipa para nutrirse, callado, sin que podamos divisarlo.

Creo que algún visitaré ese comarca, en silencio, donde la esperanza es la hermana.

BUENAS NOTICIAS dijo...

Acabo de regresar de unos días en la costa brava, me encantó el post. Y la foto. Un beso Labelia, buen finde!!!