miércoles, 10 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD, MR. "CUALQUIERA"




B.S.O. Ryuichi Sakamoto


Feliz navidad Mr. Lawrence (Merry christmas Mr. Lawrence, Nagisa Oshima, 1983)


En una de las secuencias más sobrias de la película, aquella en la que el oficial ingles, tras la guerra, visita la celda en la que se halla confinado el sargento Hara, el prisionero japonés expresa con aflicción: “No lo entiendo. Mis crímenes no fueron distintos de otros”. A lo que responde un consternado Lawrence: “Es usted una víctima de los hombres que creen tener la razón, al igual que un día usted y el capitán Yonoi estaban convencidos de poseerla. Y la verdad es que nadie tiene razón”. El japonés se despide con una felicitación-por dos veces- "Feliz navidad, Mr. Lawrence"

La película del siempre provocador Oshima suscita varias-distintas-lecturas, tantas como el ojo que las observa-se supone que debería ser así siempre, aunque no lo sea. De todas formas es una excusa, primero para insertar un pedacito de Sakamoto; segundo para mencionar un film que me impactó en su día y que hoy puede que no tanto, pero está ahí en los fotogramas de mi retina; y por ultimo a colación del título: Feliz navidad. Un deseo que me ofrecen como si tal cosa, anunciantes por doquier para que consumamos por un tubo productos varios con una alegría desbordante. Mi caja de ahorros me desea “Bones Festes” en dos idiomas; El Corte Inglés, amable almacén de ultramarinos, también y así, todos los que te sacan hasta el higadillo, te desean lo mejor de lo mejor. Armonía. Paz. Amor. Bonitas estampas, que van directamente al cubo de propaganda-basura, sabiamente instalado por el presidente de mi comunidad; es cómodo, me evito hasta romperlas, rasgarlas en pedazos, eso si, no me evito el susurrar ¡Iros a tomar por el culo! Excelso castellano que me sale del alma y de las entretelas. Hasta aquí todo tiene un sentido capitalista evidente, y aunque me moleste-que me molesta-e incluso e intentado apostatar, las misivas de buenos deseos, siguen llegando. Es lo que hay. Con lo que ya no puedo es con el colmo gratuito ¡Coño! que son, sin duda- amén del mal gusto- las felicitaciones de aquellos (aquellos y aquellas, sigo utilizando el neutro, me gusta y no me hace menos feminista, ni menos femenina, que se entienda diáfano) que se comportaron como verdaderos hijos de puta sin tener el capitalismo como excusa; aquellos que te despreciaron un día, que te negaron tres veces, que te jodieron en el trabajo, en la vida, ahora me desean lo mejor para el 2009. Estos cabrones incognitivos van y ahora me felicitan por Navidad al más puro estilo Capra ¿Sufrirán un ataque repentino dickensiano? ¿Habrán visto el belén de su santa madre? Ay, el espíritu de las navidad ¡Que bello es vivir!, que bello es vivir lejos, lejos de esa deleznable y misera existencia que os hace buenas personas por un segundo, a golpe de mensaje navideño. Y yo, hija de griegos, voy y me lo creo.

Va por vosotros, los panfletistas de la alegre armonía, herederos de "ponga un pobre en su mesa" al más puro estilo Berlanguiano: Feliz Navidad, Mr "Cualquiera"

.."Acariciándose las piernas, deslizó por ellas el ojo. La caricia del ojo sobre la piel es de una suavidad excesiva... acompañada de una espeluznante sensación de horror"...

Georges Bataille

Y un huevo duro, naturalmente.

2 comentarios:

J. J. García Rodríguez dijo...

Hace años yo también odiaba todo esto que dices de la Navidad, y hasta me apartaba de la gente para evitarme un disgusto. Pero con el pasar del tiempo mi atención dejó de fijarse en las cosas que para mi carecían de importancia, y los hijos de puta se apartaron de mi camino, sobre todo por aburrimiento.

Veo que no tienes tantos problemas como dices con youtube... Ya me dirás en qué necesitas que te ayude.

Valga un poco como celebración de la edad que voy haciendo; e incluso, también, por si acaso: Feliz Navidad.

La paciente nº 24 dijo...

Sí, sí, lo de Dikens lo traen aprendido ya desde la infancia, a saber qué infancias tienen los/las capitalistas y quienes facturan mentalidad comercial y felices navidades como quien tira pañales a la basura. Muy bueno el texto, no podía ser de otra manera.

Utilizar el neutro (mira que me tiras de la lengua), no te hace menos feminista/femenina, pero quizás connote/denote menos conciencia de género -ay-, será que promuevo igualdades por impositivo laboral… (No me hagas mucho caso)

Más que feliz navidad te deseo felicidad y punto.

Ese chico de arriba me suena de algo, jaja.

Un saludo desde mi pasillo, sube cuando quieras, tomaremos un café y leeremos algo, si eso…