miércoles, 17 de diciembre de 2008

¿Qué más da que el miliciano sea un desconocido?














Robert Capa. Fotagrafía publicada en julio de 1937 la revista Life dedicó un reportaje a España, ilustrado con la célebre foto, tituló así: Muerte en España. La guerra civil se ha cobrado medio millón de víctimas en un año.

A colación del post anterior junto con, la polémica suscitada por el estreno el próximo viernes de "La sombra del iceberg" inserto el enlace del artículo que dedica "El País"
http://www.elpais.com/articulo/cultura/documental/desmonta/mito/miliciano/Robert/Capa/elpepucul/20081216elpepicul_4/Tes
Se cuestiona la autoría de la fotografía, incluso otorgando la posibilidad de que fuese Gerda la autora, y sobre todo la identidad del miliciano, Federico Borrell García.
Miren, de verdad, en estos momentos en que no me canso de reivindicar una memoria histórica coherente, de verdad, no me importa en absoluto la identidad de miliciano, me basta con ver la foto, verla, verla. Y me lleva a cerro Murriano y al 5 de Septiembre de 1936, a una instantanea terrible que en 1995 la dotaron de nombres y apelllidos. Insisto, es lo de menos, lo de más está aún por descubrir en las cunetas, en las fosas; está en los juicios posteriores al 39, está en cajas apelotonadas esperando que alguien con sensatez les de el lugar que se merece.

La novela de Cercas, infinitamente mejor que la película, reivindica justamente a los héroes anónimos y por ende, al no olvido. Me gustas Miralles, pasaré a llevarte un paquete de Ducados.

4 comentarios:

Felipe dijo...

Reflejara el instante cierto o no de la muerte del miliciano, esa fotografía es símbolo de toda una época y de todos aquellos que muerieron defendiendo la democracia y la libertad en España.

Eulàlia B. P. dijo...

Cierto Felipe, es un símbolo, un dolor, una revindicación. Ahora estoy sumergida en el propósito de sacar a la luz el jucio a parte de mi familia en el 41 -1319/1941-.
Almería conoció la noticia el miércoles 12, por el citado diario «Yugo», página final, en un recuadro a la derecha.

«En el día de hoy, dando cumplimiento a la sentencia que dictó en causa número 1319 de 1941 el Consejo de Guerra celebrado el día 18 del pasado mes de mayo, han sido ejecutadas las penas de muerte impuestas a Joaquín Villaespesa Quintana, Encarnación Magaña Gómez, conocida por Encarnación García Córdoba, Cristóbal Company García, Francisco García Luna, Antonio González Estrella, Juan Hernández Granados, Diego Molina Matarín y Francisco Martínez Vázquez, como autores de un delito de adhesión a la rebelión, consistente en la formación de una organización clandestina, de tipo marxista, para la propaganda, la agitación, acción y el socorro rojo. Con ello y con las graves penas de privación de libertad impuestas a los otros procesados, cuya culpabilidad, aunque en menor grado, se demostró en aquella causa, ha quedado liquidado con el sano y justo rigor exigido por los principios en que se basa nuestro Estado, y con la ejemplaridad que reclama el mantenimiento de su seguridad y el respeto a sus leyes, la insensata aventura de quienes no supieron reconocer la generosidad de nuestro Régimen, del que ya habían sido beneficiarios, y olvidando los más sagrados deberes de todo español para la Patria, no vacilaron en laborar contra ella para servir intereses extranjeros.

Almería, 11 de agosto de 1942»(4).

Y después de eso más dolor y el exilio. Si Almería quiere olvidar que olvide, yo nieta e hija de almeriense no lo voy a hacer. Se lo debo a ellos, me lo debo a mi.
Gracias por la solidaridad y la coherencia. Un abrazo irisado

J. J. García Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. J. García Rodríguez dijo...

Yo creo que la importancia del anonimato o no, va en función del punto de vista del autor o del espectador y de la utilidad que se le quiera atribuir a la foto (cosa originariamente burguesa esto de darle utilidad y valor a todo, por otra lado; incluso al arte, ya les vale).

Me parece que se te ha ido un poco la mano diciendo "si Almería quiere olvidar que olvide", aunque por los argumentos que adjuntas me parece hasta comprensible tu posición. Pero me temo que geográficamente has reducido la cuestión a una mínima parte del territorio.

Eu, si crees que los almerienses te va a seguir así de buenas a primeras cualquier parte o posicionamiento político, lo tienes crudo, no hay nada más individualista que un almeriense, tengas o no tengas razón, y desgraciadamente hay muchas razones sociales e históricas para que quien ha nacido en Almería sea de esta manera (por lo que a mí se refiere intento que mi individualismo sea lo más educado posible, esto es, racional, pero lo que veo en muchos caso entre mis paisanos es desquiciante... Allá cada cual).

En cualquier caso, te deseo ánimo y buena suerte; hay demasiados casos como este en todas partes y creo que no deberían olvidarse. ¿Qué más da de dónde sea el ejecutado?

Un beso.