sábado, 25 de octubre de 2008

BAILAR CON UN EXTRAÑO.

Me duelen las tristes horas,
las horas vanas.
Esa glauca mirada,
esa mirada glauca
Que me enseñó el rayo que no cesa
Y aquel del caballo en la montaña,
Miguel y Federico entre casetas y nanas.

Nos construirán un faro de guía para la barca
La barca que esta perdida,
la barca neocon, naufraga.

Nos construirán un dios nuevo.
nuevo credo, nueva alfalfa,
y mierda vestidita de azul, si conviene,
si hace falta.

No os creo y no quiero creer.

Solo puedo ser abducida por la lealtad del arco iris.

Creo en el hombre, pero ese hombre llega y marcha,
Huidas a la ciudad del sol.
Y me quedo esperando en la estación
-como Smart, aún sentada en Grand Central Station-
-como Serrat, cuando decía “tu no eres quien yo espero”
aplicado a mi izquierda y a mi corazón,
de izquierda también, de vals
y de dulce de membrillo.

Por poseer, fui poseída,
mas por amar no fui amada
¿Amar a que?¿A dios?

Se derrumban las bolsas
Naufragan las balsas.

No puedo escribir más,
La cocina me reclama
y mientras,
Suena Leonard Cohen:

“Te quiero, te quiero, te quiero

,con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!Toma este vals de quebrada cintura…”

El televisor de fondo con noticias frescas,

carne fresca, podrida alma.
Marengo y cerdo rosa, me cuenta
que Robin Hood al Sheriff de Nottingham, rescata.

Sigue, todo sigue,
Este vals, este vals, este vals…

Me sobreviene un suspiro,
No me escucha nadie,
sólo Orwell me guiña
Cariñoso, cariñoso, cariñoso
desde la estantería de la izquierda.
Izquierda, siempre,
hasta la victoria, siempre.
Siempre,siempre, siempre.

Lloro porque me hablan los libros y las personas, no.
Luego entonces río,
Los libros me hablan, a mí.
¿Bailamos un vals?
Este vals, este vals, este vals…

Brenan, Lyton, escuchad,
vivo, todavía vivo.

Estoy en Viena o en un patio de la Alambra.

Y decido, que yo, hija de mi padre,
Siniestra, voluble, amante de tantos escribidores,
Hacedora de nadas,
Aprenderé un libro, un párrafo, un mundo.
Abriré montañas,
y esperaré a que me llame, él.
Aunque no guste de teléfonos, ni de rubias locas.

Granada, Lorca, de los Ríos, mi abuelo, Guadix,
la carretera de Málaga a Almería, el Paseo de los tristes,

-Este vals, este vals, este vals…-

Disculpen,
Voy a hacer la cena y hoy no es hora de morir.

http://es.youtube.com/watch?v=2sZzJAxfD-4

Leonard Cohen. Take This Waltz


2 comentarios:

Anónimo dijo...

reinaaaaa,meda que estás triste.El mundo al revés,puede que no te entiedan,yo si.Bailar con un extraño es el título de una peli,no? Este vals,este,vals,este vals.
"Se derruban las bolsas y las balsas"Si, Cree en ti.
Muacsssssss,sal de una vez a comer el mundo.Jajajaja¿mierda vestidita de azul?hay muchas y se lo quedan todo.Fins aviat.
Gloria

Eulàlia B. P. dijo...

Si, nena, una mierda vestidita de azul, mucho cuento chino del que no me zafo.
Bailar con un extraño se refiere al film (Dance with a Stranger) el caso de la última mujer ejecutada en Inglaterra. Interesante, aunque para extraños me quedo con la novela de Ian McEwan, "El placer de los extraños" y es que estos roles me fascinan, también me fascina Gastby, aún lo estou buscando.
Molts petonets.