lunes, 27 de octubre de 2008

NUNCA SUPISTE CONDUCIR UN FERRARI.




Autorretrato de Dora Maar, hecho a finales de los años 40 en su casa de París, donde vivió recluida desde que se separó de Picasso.
Murió en 1997, a los 90 años , dejando para la posteridad una frase lapidaria : "Yo no fuí la amante de Picasso; él sólo fué mi amo".




Cierto,
hay cosas que debería cambiar,
Ajustar lo que sobra.
Daño.
Año.
Guadaña en daño, este año.
Estirar lo corto.
Todos los años,
Mil años.
Pero los cromos tocan en los pastelillos
y las postas,
no siempre encuentran Mercats de Sant Antoni
donde poder intercambiar verdades y regalar mentiras.

La vida,
debería obsequiarnos con la experiencia,
Generosa en entendimiento,
golosa avidez de perdón.

El problema no es el mercado,
el que ofrece cárnicas intenciones
a modo de palabras a granel.
Son los mercaderes los que convencen,
salivas prometedoras
con aspecto de cola de carpintero.

Sonrío a través del flujo que recorre todas mis eñes,
en su inexorable camino hacía el mar,
sin saber su dueño que ha perdido otra oportunidad para morir.

Nunca supiste conducir un Ferrari
Ni apreciar la gruta, ávida de tus ojos,
Mezcolanza perfecta entre lo lácteo

y la sublime transparencia del adiós.



3 comentarios:

Miguel Sánchez Robles dijo...

Escribes muy bien. Me gusta este poema. Es de esa clase de poesía que no tiene bricolage sentimental, bricolage, supongo que me entiendes. Qué bien que los que hemos estudiado Historia veneremos y escribamos poesía. Una vez, en un sitio, sitio, la concejala de cultura, el ganador de premio de poesía, el ganador del premio de relato, dos miembros del jurado, el mantenedor, el técnico del ayuntamiento y el camarero que nos sirvió la cena, éramos todos de Historia.

En la foto del perfil de tu blog pareces diseñadora o agente literaria o algo así. Estás muy bien con ese jerséi y esas gafas en la mano. Pensé cuando la vi: Qué bien saber estar sentada esta mujer.

Mis saludos.

Miguel

Miguel Sánchez Robles dijo...

¿Te imaginas que buscásemos como el protagonista de los bets seller que siempre buscan algo así, a la persona que escribió todos los libros del mundo? Qúe buena idea para llenar una vida. Si no fuese porque me gusta el póker y la voll damm y hacer bicicleta y otras cosas que me llenan la vida, yo buscaría eso. Y lo buscaría en Asia. Esa ontología tiene que estar allí, en el mismo Asia. A lo mejor escribo un cuento sobre eso.

Eulàlia B. P. dijo...

Gracias por tu paso y tus palabras.
Escribe el cuento, que sea una mezcla entre de The pillow book, esa costumbre japonesa de guardar los diarios intimos debajo de la almohada; de El hombre ilustrado o de cualquier personaje quijotesco en busca del tiempo perdido.
Gracias, reitero, por cierto soy buena jugadora, de canasta, de mus y la cerveza la prefiero estrella.
En cuanto a la cena "historiada" me hubiese encantado estar, de oyente, jajaja.
Mis saludos.